“El amor es una droga dura”

ana-prada1

En Deodoro Febrero, 015

Soy Sola, Soy Pecadora y Soy Otra, es la trilogía de discos solistas de esta cantautora que con voz almibarada honra sus pecados. Es psicóloga, pero ese es el dato menos interesante. Tiene un cuidado quirúrgico por la palabra que nunca viste con demasiado ropaje. Y las canciones le salen así, casi sin envolver, ni condimentar, para escucharlas en estado puro.

Se pone un poco nerviosa minutos antes de subir a tocar en Cocina de Culturas. Es una especie de incomodidad, mejor que nervios. Tiene algún dolor en la garganta o una molestia en las cuerdas vocales, ella tampoco lo sabe bien. Venía de decenas de conciertos y se dirigía hacia otros tantos más. Siempre me pareció necesario evitar los movimientos mecánicos, ese ejercicio permanente de nunca acomodarse en el futón de la confianza. Ana Prada parecía estar preparando su primer contacto con el público y esa manera de permanecer de alguna forma rubricaba lo que habíamos escuchado en sus discos: es una artista que tiene cosas para decir que superan al deseo de subirse a un escenario. Aunque siempre carismática, cuando canta no se trata de un show.

Ese día guardé mi grabador y quedamos en hablar o escribirnos para hacer esta entrevista. Quería preguntarle por la idea de simpleza, por el amor, por la libertad y por el pecado; por las mujeres en combate; por la poesía y por el ego. Pasaron varios meses y le escribí. Encantada respondo a tus preguntas –me contestó–. Y acá están. Seguir leyendo ““El amor es una droga dura””

Anuncios
“El amor es una droga dura”

“La universidad da una disputa cultural en todos sus frentes”

Entrevista a Francisco Tamarit, rector electo de la UNC,  en Gaceta Deodoro de Abril

Imagen

Se eligió a finales de marzo al rector del tercer poder político e institucional más importante de la provincia de Córdoba. Muchas cosas estaban en la superficie, y otras, tal vez las más importantes, formaban un gigantesco mar de fondo. Hablamos con Francisco Tamarit, rector electo, sobre los distintos temas y desafíos que atraviesan a la Universidad entendida como un actor central del proceso de transformación de la sociedad.

El espacio político Cambio Universitario llegó al rectorado en diciembre del año 2006 y a través de las dos gestiones de Carolina Scotto cambió la política en la universidad y el panorama afuera de ella. Desde entonces la institución salió de un ostracismo de muchísimos años y se posicionó ante la enorme mayoría de los debates fundamentales de la sociedad, como fueron los enterramientos de la basura, las elecciones municipales y provinciales, o los juicios por delitos de lesa humanidad, por poner tan solo algunos ejemplos. La UNC se hizo cargo de una de las responsabilidades institucionales más importantes que tiene: estar al servicio de la comunidad a la cual pertenece.

Este crecimiento público de la Universidad la volvió también más interesante y amenazante para los poderes constituidos. No fue casualidad, entonces, que importantes actores de la política partidaria decidieran intervenir para disputar fuertemente por este espacio.

Finalmente la mayoría de los votos fueron para Francisco Tamarit, quien siendo decano de FAMAF (Facultad de Matemática, Astronomía y Física) representa hoy la continuidad de un proceso que lleva ya seis años y que expresa la apertura de la institución universitaria hacia los problemas de todos los ciudadanos, a la vez que la incorporación paulatina de más sectores de la sociedad a la vida académica.

Una semana después de aquel notable acontecimiento democrático (una asamblea con más de seis horas de discusiones y casi 40 oradores), en la calma de su despacho, conversamos con Francisco Tamarit quien continúa con sus responsabilidades a cargo de FAMAF, a la vez que trabajando en sus tareas como investigador. Seguir leyendo ““La universidad da una disputa cultural en todos sus frentes””

“La universidad da una disputa cultural en todos sus frentes”

“La obesidad es la enfermedad universal del capital”

En DEODORO de Febrero

La persistencia de Enrique Dussel en el pensamiento político y social latinoamericano es una melodía sostenida que atravesó las peores etapas históricas del continente hasta disfrutar, cuarenta años después, de un presente mucho más parecido al que reclama y diseña desde finales de los años sesenta. El fundador de la filosofía de la liberación conversó con Deodoro en su reciente paso por Córdoba.

 Imagen

En gran parte de sus páginas, el pensamiento social latinoamericano debatió las posibilidades y las formas de transitar del subdesarrollo al desarrollo en América Latina. Esto implicaba, claro, distintas cosmovisiones e identidades, comenzando tal vez en el siglo XIX con el legendario debate entre civilización y barbarie y los intentos de nivelación y corrección interna de la raza (Sarmiento, entre otros) producto de la “desventaja” que representaba para los países latinoamericanos la propia configuración cultural, social y étnica en relación a los valores culturales de Europa occidental.

De aquel biologicismo y eurocentrismo –con infinitos matices– característico del advenimiento del industrialismo y el avance del capitalismo a nivel mundial, pasaron muchos años hasta que el ideal europeo-norteamericano dejó de ser visto como necesidad histórica de los pueblos latinoamericanos. Aún hoy, increíblemente, no es una idea totalmente desterrada. Pero fueron los desarrollistas, primero, desnudando la relación centro-periferia y los teóricos de la filosofía de la liberación y de la dependencia, después, los que marcaron un rumbo nuevo vinculando el desarrollo económico con el desarrollo político-social y con la situación histórica y las condiciones estructurales. Es decir, la idea de hegemonía pasó a ser esencial y en este recorrido, la participación de Enrique Dussel como miembro de aquella generación de pensamiento fue determinante. Seguir leyendo ““La obesidad es la enfermedad universal del capital””

“La obesidad es la enfermedad universal del capital”

“Vinimos a asumir los conflictos”

Entrevista con Jorge Coscia, Secretario de Cultura de la Nación

En Revista Matices, Setiembre de 2012

Jorge Coscia es director de cine, fue presidente del Instituto Nacional de Cine (INCAA), diputado nacional y actualmente se desempeña como Secretario de Cultura de la Nación. Niega la existencia de límites entre política y cultura y asegura que asumir los conflictos es la gran novedad histórica del  Kirchnerismo.

Probablemente uno de los reclamos más recurrentes de la oposición al periodo político que arranca con Néstor Kirchner en el año 2003 haya sido el de sacar a flote históricas disputas que permanecían ocultas en la sociedad argentina. Del descuelgue de los cuadros de la ESMA hasta ahora, crispación fue la palabra elegida, vinculada a cierto uso de la violencia. Pero violencia no es lo mismo que conflicto. ¿Qué clase de organización social o política funciona sin antagonistas? ¿Qué se espera de un proceso político de cambio?  Conversamos con él sobre éste y otros temas.

El conflicto no es violencia

Coscia es un gran admirador de Arturo Jauretche, aquél pensador y escritor de mediados de siglo que -según el propio Coscia- fue uno de los mayores orientadores de Perón en los comienzos de su primera etapa, allá entre los años 1943 y 1944 en los que Juan Domingo lo recibía todas las mañanas para charlar. Desarmador de zonceras, ése era su oficio. Cada vez que puede, el Ministro de Cultura habla de él, lo cita y lo vincula como nexo entre aquella época y ésta.

Las zonceras de las que hablaba Jauretche eran un cúmulo de mentiras que, repetidas, acababan por formar parte de los lugares comunes del pensamiento colectivo. Esas falacias necesitaban ser develadas, enfrentadas y desarmadas. Tal vez por eso sea que Coscia insiste en traerlo a este nuevo siglo. Tal vez también porque todas las explicaciones que el ministro da, provienen de una construcción histórica. La política, más adelante lo dirá con todas las letras, no es más que una continuación de las luchas del pasado. Y entre los cambios culturales que el kirchnerismo trajo, la vuelta a la discusión política es sin dudas uno de los más notables. Le pregunto por eso. Seguir leyendo ““Vinimos a asumir los conflictos””

“Vinimos a asumir los conflictos”

Litto Nebbia: el primer trabajador

En REVISTA MATICES de Mayo

Más conocido por ser uno de los fundadores del Rock Nacional que por sus últimos discos, Litto Nebbia es un artista generoso, referente de cientos de músicos mucho más jóvenes que él. Su sello discográfico, Melopea, lleva producidos más de 100 trabajos de manera independiente. Sostiene que las narraciones sobre los orígenes del rock nacional son un relato construido desde el presente y que muchas veces nada tienen que ver con la realidad de aquél momento. Son pura paja, explica.

Frontal, casi enojado, con esa prestancia agotada propia de las personas que han vivido miles de veces la misma situación. Otra entrevista en el living de un hotel, antes de un nuevo recital: hasta los más rockeros encuentran una rutina que los agota. La primera pregunta lo pone de mal humor, es un tema que evidentemente le molesta y la conversación toma un cauce amarillento .

-Recientemente, la revista Matices discutió en un ciclo de música sobre el rock nacional desde sus orígenes a esta parte. En esas charlas, se habló de un momento de castellanización y latinoamericanización del rock. ¿Crees que de alguna manera Los Gatos y otras bandas de principios de los años 60´s fueron los traductores y los que reinterpretaron el rock que llegaba cantado en inglés?

-No, yo no siento nada en relación a eso que me decís, nosotros inventamos esto.  A lo mejor a la verdad la saben los historiadores, no sé quién si no. A mí se me ocurría escribir las canciones en castellano porque hablo castellano. Si no, escribiría en japonés. Nada más. Nosotros no traspasamos nada, lo que hacíamos era escribir una música que respondía a nuestra situación sociológica, generacional, a nuestra edad. Escribís canciones sobre cosas que te pasan en tu adolescencia, como en todas las historias del mundo y en todas las músicas del mundo. En ese momento ocurrió un fenómeno con la juventud en el mundo entero que abarcaba no solamente la música ni tampoco el rock, sino que tenía que ver con el nuevo periodismo y el despertar de cuestiones latinoamericanas, la artesanía, la poesía, el Mayo Francés, el Cinema Novo brasilero, era un quilombo que pasaba en el mundo entero. Bueno, acá lo que pasó desde la música fue que uno empezó a escribir esas canciones y sacó los grupos que sacó. Ocurría en esa época que nosotros éramos tipos que pensaban, no te quiero decir que teníamos una conciencia fría, sino que respondíamos naturalmente a una esencia que uno tiene que tener. Si vos naciste en Venado Tuerto y querés cantar en Holandés, andate a vivir a Amsterdam. Seguir leyendo “Litto Nebbia: el primer trabajador”

Litto Nebbia: el primer trabajador

El discurso detrás del discurso

Publicado en Matices, Octubre, 2011

Entrevista con Claudio Díaz

Claudio Díaz es un estudioso de los discursos que se esconden y se manifiestan detrás de las músicas populares. Autor de dos libros que indagan a través del análisis sociológico al rock y al folclore, es dueño de una mirada que devela los intereses y los mecanismos que subyacen a la construcción de los géneros y sus mercados. En este caso, la relación entre el folclore y la idea de patria.

La patria es una idea difusa que genera consensos masivos. En su etapa primaria de constitución, la búsqueda de algo que pudiera significar las raíces, lo innato, lo genéticamente argentino, desvelaba a los intelectuales de la época que buscaban dar con esa identidad nacional única. Así, la construcción de la idea de folclore –entre otras cosas- proviene de ese proceso que Claudio Díaz describe a través de la sociología del discurso.

Pero antes que nada: el folclore no es un género sino un sistema de relaciones sociales: Díaz no permitiría continuar esta entrevista sin antes aclarar el tema de discusión. El autor de Variaciones sobre el ser Nacional y del Libro de viajes y extravíos es algo así como un músico de la lapicera que no accedería a que la banda empiece a tocar con ese ruido de fondo.  Seguir leyendo “El discurso detrás del discurso”

El discurso detrás del discurso

Ingeniero en sistemas

Publicado en Matices, Octubre, 2011

Cuando lo conocí, él estaba debajo de la tele leyendo un libro amarillo. Anotaba cosas en un cuaderno que después supe que eran notas musicales. Cuando empezamos a hablar me dijo: yo entendí a Fidel Castro después de haberme ido de Cuba. Relativiza cualquier idea totalitaria de los sistemas y en el hogar de noche donde ocasionalmente vive, utiliza los rincones libres como escritorios para estudiar.

Su nombre es Alfredo Gómez Alonso, pero rara vez confiesa su apellido. Alfredo. Su familia perdió fortunas con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959. Le confiscaron propiedades a sus padres y abuelos y vivió en la isla hasta 1996, cuando se fue a España a recibir un premio, 37 años después del triunfo de la revolución. Ahora vuelve a la isla una vez cada dos años, “no soy un emigrante”, aclara. Seguir leyendo “Ingeniero en sistemas”

Ingeniero en sistemas