Un pinchazo

Sentí un pichazo, como una inyección. Siempre me pregunté cómo sería que te peguen un corchazo. Quise pararme, pero se me nubló la vista, de golpe. Son segundos, no se, tiempo que no se puede contar. Dicen que cuando perdés dos litros de sangre, tu vida corre riesgo. Si perdés tres, no la contás. Yo perdí cinco y acá me ves. Se estaba peleando mi hermano, eran como seis. Luchas de barrio, dos bandas. Uno prefiere estar tranquilo, pero en este caso no me podía guardar, ¿vos que hubieras hecho? Mi hermano estaba ahí. Era un día lindo, así como hoy. Tipo dos, dos y media de la tarde. Yo estaba viendo tele, adentro. Y salí, así como estaba. Empezamos a pelear. Me mirás mal, pero hubieras hecho lo mismo. Me doy cuenta. Me tiró tres veces antes de que saliera la bala. Se bajó del auto y disparó. Tac, tac, tac. El cuarto fue un tiro en serio y me pegó. Después, dicen, siguió disparando pero no me acuerdo de nada. Es tan rápido que no sentís dolor. Porque mirá vos, hasta el dolor, tan culiado que es, necesita tiempo.

Anuncios
Un pinchazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s